Restauración sin gluten: consejos para adaptar tu negocio a esta forma de comer

Categoría:
Sin gluten Sierra Mágina

Durante los últimos años, la comida sin gluten ha empezado a despuntar debido a las ventajas que tiene evitarlo, y además, debido a aquellas personas que padecen celiaquía y que no pueden consumirlo porque supone un gran riesgo para su salud. De esta manera, Sierra Mágina desarrolla todos sus productos sin gluten, asegurándose en todo momento de que todo los embutidos, productos especiales, jamones y sus procesos de elaboración están libres en todo momento de gluten.

Hoy en día, comprar productos sin gluten para elaborar los menús en un restaurante no es sufiente: es muy necesario estar bien informado y concienciado para que no ocurran accidentes. Por eso, ¿qué pautas son las que debemos seguir para estar seguros de que todos los platos de nuestro negocio están completamente libres de gluten?

1) Estar informado, saber qué productos tienen gluten o no y los procesos adecuados para cocinarlos. Por ejemplo, si en una freidora hemos frito empanados o rebozados con pan o harina no adecuada y luego hemos frito patatas fritas, esas patatas están contaminadas. De esta manera debemos hacerlas a parte, en aceite completamente limpio y fuera de peligro.

2) Adaptar los menús: comprar productos adecuados y saber manipularlos adecuadamente. No es complicado servir un menú sin gluten, es cuestión de como hemos dicho antes, información sobre el producto, cómo almacenarlo y tratarlo adecuadamente.

3) Estar muy atento al etiquetado de los productos siempre. Aunque sospechemos que se trata de productos libres de gluten, es necesario interpretar las etiquetas y saber bien qué contiene. En Sierra Mágina nos tomamos muy en serio el etiquetado y el tema de la intolerancia y las alergias. Por eso, en nuestra web puedes consultar las características de cada producto, de uno en uno.

4) Aprender a etiquetar o identificar los productos en la cocina, para que no caigamos en error. Por ejemplo, podemos realizar un código de colores: rojo para aquellos productos que contienen gluten o ingredientes con gluten, amarillo para aquellos que pueden contener gluten debido a su proceso de elaboración y verde para todos aquellos que estén libres de gluten. Se trata de un método de organización, sencillo y muy eficaz.

5) Emplatar. Cuidado con los alimentos a la hora de servirlos. Debemos estar seguros de que el camarero no mezcle y no contamine los productos sin gluten. Además, en un mismo plato no pueden mezclarse productos con gluten y sin gluten, ya que la contaminación será inminente y no podrá ingerirse.

6) Cuidado con los utensilios. Al igual que no podemos mezclar alimentos, siempre debemos separar todos los utensilios: platos, cubiertos… Y siempre limpiar todas las cucharas, coladores o útiles de cocina si los hemos usado con productos con gluten. Por supuesto esto se extrapola a los electrodomésticos, así que cuidado con el horno, el microondas, etc.

Como vemos, son muchos los pasos a seguir a la hora de adaptar un menú para personas con intolerancia al gluten. Si bien es cierto, no son difíciles y con cierta organización y los productos adecuados, podemos conseguir adaptar nuestra carta de una manera adecuada y rápidamente. Sierra Mágina, por su parte, te ayuda garantizando que todos sus productos están libres de gluten.